Cambio hoy mi estructura

julio e. garcía

dr. y apóstol

La indiferencia es una de las enfermedades que actualmente azota a nuestra sociedad, que crea en nuestras mentes estereotipos de lo que aceptamos o no; pero Dios nos enseña en su palabra que debemos amar a nuestros prójimos sin importar lo diferentes que seamos, sin importar cuanto daño nos hayan causado. Sin ir tan lejos, Jesucristo nos enseño a dar nuestra mano en ayuda a quienes lo necesiten, quien te pida pan, dale; quien te pida agua, no se la niegues.
Fuimos llamados a mostrarle al mundo a un Dios de amor y que no hace acepción de personas! 

¡Comparte con nosotros tu PETICIÓN!

¡AQUÍ!